3/02/2016

¿Pero qué demonios es un radical libre?


Cuando me planteé qué clase de contenidos quería compartir en el blog, tenía claro que no iba  a hablar de belleza en términos convencionales. Para eso ya hay muchas páginas y muchas revistas. Lo que yo quería era conocer el porqué de la cosmética y la nutrición: plantearme una duda, hacer una investigación rápida por la web y compartirla por si alguien lo encontraba útil. Hoy os traigo mi versión de "radicales libres para todos los públicos". He tratado de contener mi vena de ciencias y ceñirme a lo que nos interesa. Así que ahí va:


Nos gusta la palabrería científica. "Lifting biológico", "activador de genes de juventud"... Todos ejemplos reales. Cualquiera que sea un tanto aficcionado al mundo healthy habrá escuchado hablar de los radicales libres, también de las propiedades antioxidantes del té, las nueces, el cacao, el brócoli...
Los radicales libres son, en la lucha contra el envejecimiento, Satanás, y los antioxidantes son el guerrero salvador que no podemos obviar en nuestra dieta. Lo pregona la televisión, lo pregonan todos los foros de belleza y salud de internet, lo pregona Yahoo respuestas... Pero ¿alguien sabe qué demonios es un radical?
¿Por qué está libre?
¿Qué significa que me estoy "oxidando"? ¿Y cómo puedo evitarlo?


Bueno, la última pregunta tiene una respuesta bastante sencilla: si no quieres oxidarte, deja de respirar.

¿Mejor no, verdad? Paradojas del organismo: el oxígeno, al que le debemos la vida, también nos va quitando poco a poco. Cuando respiramos, se difunde por los alveolos de los pulmones, se une a la hemoglobina y comienza su viaje a todas las células del cuerpo, donde interviene en la respiración celular, permitiendo transformar ciertos nutrientes en energía útil. Hasta ahí, todo bien.

Lo que pasa es que, en el camino, el oxígeno también interviene en multitud de procesos (síntesis, degradaciones, la propia respiración), con la mala suerte de que a veces forma una molécula con un electrón no enlazado que se llama radical. Y ese radical está muertito por reaccionar con otra cosa, porque es muy inestable. Así que se tira a lo loco por la célula, dispuesto a causar toda clase de estragos: puede oxidar los componentes de la membrana celular, dañándolas; hacer que las proteínas dejen de ser funcionales y, lo más grave, dañar el ADN. Es de esperar que, cuando la célula acumule demasiados fallos, deje de funcionar y muera. Así envejecemos.
Los radicales aparecen de forma natural en muchos procesos bioquímicos, pero hay factores que potencian su creación: la radiación solar sobre la piel, algunas sustancias químicas presentes en el tabaco y el alcohol, drogas, la contaminación ambiental...

Cuando las células no pueden acabar por sí solas con estos radicales y se acumulan, se produce lo que llamamos estrés oxidativo.
Es interesante destacar que se ha demostrado que el estrés oxidativo aumenta paralelamente al estrés "externo" (vamos, que los disgustos suman años, como siempre se ha dicho). Además, al modificar el ADN, los radicales parecen estar relacionados con el surgimiento y proliferación de tumores.

Bueno, está claro que la cosa no puede quedar aquí, porque entonces nos iría muy mal. El cuerpo tiene mecanismos para defenderse: enzimas que se encargan de limpiar el desaguisado, sobre todo, pero los que nos interesan son los antioxidantes. Un antioxidante es, a grandes rasgos, una sustancia cuyo papel es ponerse entre el radical y la parte de la célula que va a ser dañada a modo de escudo molecular, de modo que el radical reacciona con él y se "neutraliza" sin llegar a mayores.

Seguro que muchos os suenan: ácido cítrico (kiwi, uva, fresa, naranja, limón), vitamina E (brócoli, espinacas, nueces, almendras), melatonina (avena, maíz, vino tinto), carotenoides (pimientos, zanahorias, tomates), polifenoles (té verde, cerveza, vino tinto, uvas)... También el ácido úrico es un antioxidante, pero no recomendaría su ingestión. Los ejemplos que he puesto son sólo una muestra. En internet pululan múltiples tablas con el contenido en vitaminas. Aunque, para ser completamente sincera, parece que ni siquiera estamos completamente seguros de que su ingestión sirva para algo. Cito:
"A pesar de los numerosos estudios llevados a cabo sobre el papel de los antioxidantes en el envejecimiento, la única evidencia de una relación causa-efecto in vivo se ha obtenido en ensayos con invertebrados, por lo que resulta aventurado, por el momento, extrapolar conclusiones al caso del ser humano."
Las cosas de la ciencia.


En resumen, lo que hemos aprendido es:

  • Por mucho que nos disguste, vamos a envejecer y morir.
  • La producción de radicales libres es normal en el metabolismo, aunque hay factores que lo potencian.
  • Lo de que tomar el sol envejece la piel tiene una base científica. Así que hay que coger la cremita.
  • Lo mejor que se puede hacer para mantener una piel joven es prevenir con una buena alimentación e hidratantes con protección solar.
  • Nunca hay que fiarse de páginas web de salud a menos que citen los artículos en los que se basan. 
Ya os dejo de dar la matraca. No sabéis lo difícil que ha sido escribir este post. No sólo he recurrido a wikipedia y a la Universidad de Cantabria (fuentes poco frecuentes en un blog de este estilo) para comprender de qué iba todo esto, sino que he tenido que recortar sistemáticamente para no espantaros del todo, mientras intentaba ser lo más veraz posible. Espero haberlo conseguido.

¿Sabíais qué era un radical libre? ¿Sois escépticos cuando se habla de belleza/salud? ¿Se me ha notado mucho la carrera?

¡Un beso y feliz semana reducida!

-Nana

8 comentarios:

  1. Yo cada vez tomo más antioxidantes, pero no sé si sirven de mucho jiji.Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Amazing post !

    please follow my blog : YOUNG BLOG


    ResponderEliminar
  3. Un post genial y súper completo! Me ha encantado!! Un besito

    http://descubriendotuestilo.com/

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el post, ojalá existieran más blogs como el tuyo!
    XX

    Mónica Sors

    MES VOYAGES À PARIS

    NEW POST: STRIPES ON STRIPES | PARIS FASHION WEEK I

    ResponderEliminar
  5. Somos lo que comemos, ¿no es así? ¡Jajajaja!
    En fin o mejor para mantenernos sanos y medianamente bien, llegados al momento de envejecer y morir es una buena alimentación.

    ResponderEliminar