10/30/2015

La cajamonstruo | DIY


Hoy os traigo un nuevo post de reciclaje, que no es más que una vuelta de tuerca a la vieja caja de zapatos decorada a mano. La novedad es que nuestra caja va a tener un amenazador monstruo de cartulina de colores en la tapa: nada más apropiado para un Halloween cuqui.

Como siempre, he utilizado los materiales que tenía por casa, con lo que el coste total ha sido nulo y he dado un uso a los periódicos y los trozos de cartulina que tenía por ahí.

Materiales


  • Caja de cartón.
  • Papeles estampados para forrar la caja (yo he utilizado el Lush Times, que es monísimo)
  • Cartulinas de colores (con apenas unos trozos basta)
  • Tijeras
  • Pincel para puerquear
  • Cola


Comenzamos a empapelar nuestra caja al más puro estilo Art-Attack: capa de cola aguada, hoja de papel, otra capa de cola aguada.


Vamos forrando gradualmente. Tened cuidado de no usar mucha agua porque si no el cartón se hinchará y se curvará al secarse. Yo utilicé una sola capa de papel, pero, si vais a usar más, cercioraos de que la caja cierra. 
Muy fashion el folleto de Carrefour. Para que veáis que aquí todo es genuino.
Aquí tenéis la tapa en proceso. Lo bueno de forrar con un Lush Times viejo es que, a pesar de ser un catálogo de jabones, queda bastante resultón.

Bueno, en un principio se iba a quedar así. Pero tuve un momento de inspiración en que, al recortar unos triángulos de cartulina blanca, vi dientes... Y me puse manos a la obra para diseñar mi monstruo particular.

Como veis, no hace falta mucha cartulina y podemos aprovechar los restos que tengáis por casa. Lo primero que hacemos es trazar el contorno de la tapa para hacernos una idea del tamaño en el que tendremos que trabajar.


Después comienza lo más divertido...
Aquí tenéis la versión en sucio de mi bicho. Tenía muy claro que quería cuernos y dientes bien grandes y diseñé el resto a partir de ahí. A continuación, metí tijera.


Grrrrrrrrrrrr
Como no iba a dejar ciega a mi recién nacida criatura, utilicé un rotring negro para pintar la pupila.



¡Una vez que tengamos todas las piezas de nuestro monstruo, sólo queda trasladarlo a su nuevo hogar!

Actualmente, la caja está en mi mesita de noche y contiene mi colección de collares, que no caben en ninguna otra parte.
Lo que más me gusta de esta idea es que deja todo abierto a la creatividad: puedes diseñar los bichos de cartulina que quieras y no sólo pegarlos en cajas, sino hacer libretas y todo lo que se os ocurra.

¿Qué os parece el resultado? ¿Daréis una oportunidad a los monstruos adorables en vuestra vida?

-Nana

7 comentarios:

  1. Que divertida!!! Besotes!
    Http://cristystyle.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Divertida y fácil de hacer! Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Ostras..!! que idea más buena!! te ha quedado muy divertida!!!! Para las que tenemos niños está genial!!!!

    el blog de renée

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Tienes razón, pega mucho en una habitación para niños. A ver qué opinan los peques de la familia de ella...

      Eliminar